Banco de semillas Global Crop Diversity Trust

jmbarcena 27 febrero, 2008 1


Estos días en los medios de comunicación nos encontramos con la noticia de que la organización no gubernamental “Global Crop Diversity Trust” ha puesto en marcha un banco o silo de semillas con el fin de preservarlas de cara al futuro, es decir mantener una copia del actual genoma vegetal,de hecho el anuncio estrella fue la inauguración de un silo( ver infografías 1y 2), silo , excavado en una ladera de una montaña, a prueba de terremotos inundaciones y efectos de la radiactividad ,accesible por un túnel, con estancias separadas y diseñadas para contener en su interior hasta 4,5 millones de variedades tal y como dicen en su web :

“Nuestra misión es asegurar la conservación y disponibilidad de la diversidad de los cultivos para la seguridad alimentaria a nivel mundial. La lucha contra el hambre es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el mundo en las décadas por venir. La diversidad de los cultivos es fundamental para derrotar el hambre y alcanzar la seguridad alimentaria. Pero ésta se encuentra en grave riesgo.”
Así se pretende conservar mediante congelación y diferentes métodos que producen el letargo en las semillas, la mayor cantidad de variedades, de cara a investigaciones futuras y como legado. La fundación nos dice que la agricultura actual se basa apena en 150 especies, si bien las variedades de las mismas pueden ser hasta miles, con sus peculiaridades y capacidad de adaptación de manera que los rasgos genéticos que diferencian esas variedades son el motivo de estudio y de dicha empresa. Para la conservación hay previstos varios métodos, desde la plantación de bosques o el cultivo en granjas específicos, es decir de las variedades escogidas, hasta la criogenización de semillas y la recolección de pólenes para reproducir la secuencia genética de la variedad. ( ver galería imágenes, cortesía Global Crop).

Los diversos proyectos para almacenar semillas y salvaguardar la diversidad genética apelan al Tratado Internacional sobre Recursos Fitogenéticos. El Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura fue aprobado por la Conferencia de la FAO en su 31º período de sesiones, el 3 de noviembre de 2001, y entró en vigor el 29 de junio de 2004. Los objetivos del Tratado son la conservación y la utilización sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura y la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su utilización, en armonía con el Convenio sobre la Diversidad Biológica, para una agricultura sostenible y la seguridad alimentaria. Las Partes Contratantes en el Tratado, en el ejercicio de sus derechos soberanos sobre sus recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, han establecido un Sistema multilateral para facilitar el acceso a los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura y compartir, de manera justa y equitativa, los beneficios derivados de la utilización de tales recursos, sobre una base complementaria y de fortalecimiento mutuo.

Curiosamente la conservación de semillas ha sido fundamental en la arqueología para determinar y datar yacimientos, costumbres y hábitos alimenticios, así la cultura egipcia que tenía por costumbre incluir en las tumbas se millas nos dejó un legado que nos permitió afirmar la existencia del lino, la cebada, el trigo como cultivos “extensivos”, es más la primera utilización del método del carbono 14 fue en 1955 por Frank Libby y se realizó para datar la edad de unas semillas de cereales encontradas en un yacimiento egipcio.

Con respecto a la conservación en zonas con e ¡scasa humedad y temperatura controlada es un método más antiguo del que sospechamos, como confirma esta noticia:

“Ocho cestas llenas de fruta relativamente bien conservada y de más de 3.000 años de antigüedad han sido descubiertas en la tumba del faraón Tutankamón, anunció el lunes el Consejo supremo de antigüedades egipcias.
Un equipo de arqueólogos egipcios, dirigido por el jefe del Consejo, Zahi Hawass, hizo el descubrimiento en la sala del Tesoro de la tumba de Tutankamón, en el Valle de los Reyes.
Las ocho cestas descubiertas contenían grandes cantidades de dátiles de palmera doum, que se mantienen en un buen estado de conservación”, afirmó Hawass en un comunicado recibido por la AFP.
Los dátiles hallados eran una ofrenda al difunto faraón. Dichos frutos se consumen principalmente en el sur de Egipto. Las cestas, que miden 50 cm de alto, indicó a la AFP Ali al Asfar, un responsable de antigüedades de Luxor.
Asimismo se hallaron veinte recipientes en forma de pera y de un metro de alto, con el sello de Tutankamón. Los recipientes contienen probablemente los alimentos destinados al viaje que, según las creencias del antiguo Egipto, debía efectuar el faraón al más allá. Hawass precisó que serán abiertos en los próximos días.ver noticia”