De qué plagas y enfermedades cuidar a nuestras plantas de interior

blogerredas 4 enero, 2011 1



Poseer un lugar decorado de la mejor manera, y que el mismo cuente con las plantas más hermosas puede volverse un tema complicado. No importa si ese soñado lugar que en nuestra visión se ve de una manera estupenda está dentro o fuera de nuestro hogar, lo que realmente debemos tener en cuenta es el hecho de que para que la apariencia y la salud de las plantas que utilicemos para la decoración sea la adecuada, hay ciertos tips y consejos que nos permitirán cuidar de la mejor manera cada uno de nuestros ejemplares.

Así, y en el caso particular de las plantas de interiores, hay que tener especial cuidado a las condiciones de existencia en las que vive el ejemplar, ya que si no son completamente adecuadas las plagas y enfermedades pueden comenzar a proliferar. Cuando llega ese temido momento, es necesario saber exactamente qué peste está afectando a nuestra planta, para de esa forma saber qué tipo de producto aplicar para curarla.

Muchas de las enfermedades que pueden aparecer en estos casos están causadas por hongos; este tipo de pestes comúnmente son confundidas por ser similares a problemas que tienen que ver con mala aplicación del riego, la fertilización, la luminosidad, la temperatura o la humedad.
Volviendo al caso de los hongos, las pestes más comunes son la botritis y manchas foliares, que se manifiesta a través de manchas en las hojas y moho gris: este tipo de problemas puede ser sencillamente solucionado pulverizando con benomil o carbendazim.

Por otro lado, una de las plagas más comunes es la cochinilla algodonosa, que aparece en tallos, nudos y revés de hojas, y su ambiente más propenso para aparecer serán condiciones de extrema humedad y calor. El problema principal de esta plaga es el hecho de que al extraer la savia de la planta, ésta empieza a debilitarse y así causar otras enfermedades. La forma más efectiva de combatir esta plaga será la aplicación de dimeoato.

En próximos posts iremos desarrollando más enfermedades a las que son propensas las plantas. ¡Hasta la próxima!.