Consejos para cultivar bonsáis

blogerredas 22 enero, 2011 1

Los bonsáis son una de las plantas más atractivas que se puede tener en un jardín. Para aquellos que no los conocen, la mayor característica que tienen es que no crecen al tamaño normal de otra planta. Aunque hay que tener en cuenta que son los mismos modelos, con la única diferencia que se le corta la raíz para que la misma no se pueda expandir. Si eso ocurre la planta tomaría un gran tamaño y dejaría de ser un bonsái.

En primer lugar, los bonsáis se tienen que colocar en un sitio tan luminoso como sea posible, pero sin tratar de exponerlos a la luz del sol de manera directa. Lo ideal sería que estén a una distancia de 1 a 2 metros de una ventana que tenga que dar al sur en la mayoría de las especies. Sabemos que cada una tiene sus particularidades, pero en cuanto al cuidado que se le tiene que atribuir son todas muy similares.


El mejor método de riego que se le puede aplicar es sumergir la maceta en el agua y dejarla que se escurra muy bien.

Por otro lado, los bonsáis suelen utilizar un fertilizante especial con valores muy bajos de N, P y K y con microelementos extras. El fertilizante se tiene que añadir una vez cada dos semanas, desde la primavera hasta el otoño. Durante todo ese tiempo se tiene que aplicar el fertilizante para que el bonsái se mantenga a la perfección.

Luego, cuando los bonsáis forman brotes que son delgaduchos significa que reciben poca luz. En ese caso, las hojas y el espacio intermedio se forma demasiado grande. Eso no es recomendable ya que la planta perdería su forma compacta, que es lo que atrae estéticamente a todas las personas.